Frutas: Afirman se pierden miles de toneladas cada año

10 agosto, 2018 0

Santo Domingo
Cada año se pierden en el país miles de toneladas de mangos, guayabas, cerezas, piñas, chinolas, fresas y guineos debido a la falta de apoyo para colocarlas en mercado local, según declararon ayer miembros del recién creado “Clúster de productores y procesadores de frutas dominicanas” (Profrudom).

Es por esto que los productores locales demandan que sus frutas sean incorporadas al Programa de Alimentación Escolar, donde alrededor de un 90% de los jugos que se proporcionan son elaborados con pulpas extranjeras, de acuerdo al presidente de Profrudom, César Aybar.

“Siendo nosotros un país frutícola, no se justifica que se esté entregando en las escuelas dominicanas jugos fabricados con pulpas de fruta de otros países”, declaró Aybar.

Aybar refirió que en San Cristóbal los productores están botando los mangos. Esta situación se repite en Santo Domingo Norte, donde los miembros de la Cooperativa Agropecuaria y Servicios Múltiples de Productores de Cereza La Palmilla tienen más de 16,000 libras de pulpa y nadie se las compra, según manifestó su presidente, Ignacio Guzmán.

“Es una pena que en el desayuno escolar se esté brindando jugo de melocotón y de pera cuando aquí no se produce eso. Lo que traen es un polvito de Nicaragua o de Brasil, le echan agua, lo envasan y lo venden como jugo de fruta fresca. Nosotros podemos proporcionar jugo de verdad, con frutas nacionales y frescas”, expresó Guzmán.

El presidente del Profrudom apeló a que a partir de este año escolar el Instituto Nacional de Bienestar Estudiantil (INABIE) se sensibilice y apoye a los productores locales, aunque la pulpa de fruta importada sea más barata.

Autor

Redacción
Redacción

Periodismo Objetivo. info@lascalientesdelsur.net

Sin Comentarios

    Sea el primero en Comentar

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LASCALIENTESDELSUR.NET informa a sus lectores que este periódico digital publica los comentarios que hacen los mismos tal como son escritos, no los sometemos a censura previa ni corrección alguna, no permitimos palabras obscenas ni comentarios insultantes. En caso de que uno de nuestros lectores no se ajuste a estas normas, su dirección IP será bloqueado y no se le permitirá escribir de nuevo. Si atenta contra la moral de otras personas, este periódico se reserva el derecho de suministrar su correo electrónico y dirección IP a las autoridades o a quien resulte lesionado.