Triángulo amoroso desembocó en asesinato de dominicana que fue quemada viva en El Bronx

12 junio, 2018 1

NUEVA YORK.- El asesinato de la dominicana Berthanida Viola Paniagua, que la policía identificó como Berta Booker de 49 años de edad y que murió apuñalada y quemada fue el trágico desenlace de un triángulo amoroso que protagonizaba la mujer, nativa de San Juan de la Maguana.

De acuerdo al periódico New York Post, luego de asesinarla, el victimario, el jamaiquino Mara Lominn, de 50, se suicidio también prendiéndose fuego en el apartamento que compartían como pareja.

Según el tabloide, fuentes de la investigación, le aseguraron que Lominn, llegó el sábado a eso de la 1:00 de la tarde y encontró otro hombre en el apartamento situado en el edificio 2216 de la calle Adams Place en El Bronx, por lo que el presunto amante de Paniagua, se tiró por una ventana huyendo de la represalia del jamaiquino, sufriendo una herida leve en un tobillo.

Luego de la huida del hombre no identificado, el jamaiquino, salió del apartamento, fue a una bodega y compró un encendedor y un trapo.

El empleado que lo atendió, Anas Nagi, dijo que lo notó muy enojado, nervioso y sobresaltado, pero no se imaginaba lo que estaba ocurriendo.

Lommin, regresó a la 1:30 de la tarde al apartamento, apuñaló a la señora Paniagua, prendió fuego en el apartamento para que ella se quemara y se roció gasolina en el cuerpo, muriendo en las llamas, dijo el Post.

El novio mató a Booker con líquido inflamable antes de prenderse fuego, dijeron las fuentes.

Él también se incendió, aunque no está claro si eso fue intencional.

El supuesto amante de Booker, de 44 años, que no ha sido identificado, fue llevado al hospital Saint Barnabas en El Bronx, donde se recupera de la lesión.

A ese mismo nosocomio, fueron transportados la dominicana y su ex novio, donde fueron declarados muertos.

Los investigadores del Departamento de Bomberos y la policía, dijeron ayer lunes, que siguen investigando qué tipo de sustancia inflamable usó el jamaiquino, aunque vecinos creen que fue gasolina.

Conocidos de la muerta, como el superintendente del edificio, el dominicano Humberto Rosario, dijeron que la aconsejaban dejar la relación con el asesino-suicida.

Rosario, dijo que él le pidió a ella que se fuera a la República Dominicana donde la esperaba una herencia, después de la muerte de su esposo estadounidense, cuyo apellido era Booker.

“Ella tenía el viaje preparado para irse a San Juan de la Maguana, para esta misma semana”, dijo Rosario.

Relató que vio cuando el matador llegó, aparcó el carro y subió al segundo piso del edificio donde está el apartamento para crear la tragedia.

Paniagua, esperaba que le entregaran lo dejado por su esposo para construir su casa en el municipio de Juan Herrera en San Juan de la Maguana, de donde era oriunda.

Rosario narró que ella decidió romper relaciones con Lommin, hacía tres meses, pero el jamaiquino insistía y la había amenazado con matarla.

El superintendente añadió que Lommin, frecuentemente golpeaba a Paniagua en el apartamento, mientras otros vecinos dijeron que las peleas domésticas entre ambos eran frecuentes.

Pero ella nunca solicitó una orden de protección o alejamiento contra Lommin y se desconoce qué tiempo tenía en la supuesta relación con el otro hombre encontrado en el apartamento por el jamaiquino, según el Post.

Se dijo que su cadáver será repatriado en los próximos días a San Juan de la Maguana, donde será sepultado. Ella tenía un hijo de 20 años de edad y una hija de 26, el varón es un policía de la ciudad, pero no ha aparecido en los medios locales refiriéndose a la tragedia.

Autor

Redacción
Redacción

Periodismo Objetivo. info@lascalientesdelsur.net

Un Comentario

  1. adam

    eso es lo que pasa cuando la mujer cree que tiene todo los movimientos del hombre controlado y peor aun en su propia casa que error pero aun asi no se puede justificar el quitarle la vida a un ser humano.