Vídeo: Con 21 años, su negocio era acostarse con hombres, pero cuando ellos despertaban, mira con lo que se encontraban

11 julio, 2018 0

CHILE – Sus fotografías en Facebook hablan por sí sola: viajes por Europa, lujosas compras en el Viejo Continente y fotos de sus armas. Estas imágenes eran compartidas por Valentina Salas Soto, la escort de 21 años que fue detenida el martes por autoridades acusada de drogar a sus clientes para robarles.

La joven fue arrestada junto a su madre, la cual fue sindicada como presunta cómplice, tras utilizar el siguiente modus operandi: se juntaba en un lugar acordado con el cliente, el cual pagaba 100 mil pesos chilenos (unos 160 dólares) por sus servicios. En dicha zona, agregaba una droga de sumisión en forma de pastilla a los tragos que tomaba la persona que la contrataba, los cuales se quedaban dormidos.

Tras esto, llamaba a su madre para que la ayudara a robar especies, dineros y los vehículos de los hombres, los cuales luego llevaba a un sujeto para reducirlos, el cual también fue detenido por los funcionarios policiales.

Según informó T13, al momento de ser arrestada la escort se encontraron múltiples llaves de vehículos, además de dinero en efectivo, anillos y relojes de hombre. “Usaba su sensualidad para atrapar a su desventurado héroe”, indicó el periodista a cargo de la nota.

Para dar con la joven, los carabineros habían interceptado los teléfonos de los detenidos, además de observar las imágenes que ella compartía en Facebook, donde ostentaba sus viajes por Europa y sus armas de fuego.

Cabe mencionar que tanto la escort como su madre quedaron con prisión preventiva.

Autor

Redacción
Redacción

Periodismo Objetivo. info@lascalientesdelsur.net

Sin Comentarios

    Sea el primero en Comentar

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LASCALIENTESDELSUR.NET informa a sus lectores que este periódico digital publica los comentarios que hacen los mismos tal como son escritos, no los sometemos a censura previa ni corrección alguna, no permitimos palabras obscenas ni comentarios insultantes. En caso de que uno de nuestros lectores no se ajuste a estas normas, su dirección IP será bloqueado y no se le permitirá escribir de nuevo. Si atenta contra la moral de otras personas, este periódico se reserva el derecho de suministrar su correo electrónico y dirección IP a las autoridades o a quien resulte lesionado.