Hombre le cae a machetazos a un travesti porque dice que luego de tener relaciones le contagio sida

13 febrero, 2018 0

En la mañana del domingo le fue propinado varios machetazos y puñaladas a la travesti trabajadora sexual Angelo Michell mejor conocida como La Barby de 28 años de edad residente en el municipio de Puerto Plata.

La misma recibió múltiples machetazos así como puñaladas a manos del conocido Arismendi Martínez, supuesta pareja sentimental de la travesti esto ocurrido en el sector de La Javilla de Puerto Plata.

El agresor ya se encuentra arrestado en el cuartel de la Policía Nacional de la provincia de Puerto Plata, donde este a declarado que le dió los machetazos y puñaladas porque la travesti le transmitió el VIH.

De igual manera La Barby se encuentra ingresada en el hospital público de la provincia de Puerto Plata, donde fue intervenida quirúrgicamente por los galenos de dicho centro sanitario.

Desde el Voluntariado GLBT se expresaron en contra del hecho y dicen esperar que este caso contra una persona trans no quede impune y que el o los responsables sean sometidos a la acción de la justicia.

Luego en la cuenta de Yimbert Feliz Telemin, Presidente del Voluntariado GLBT, se publicó el siguiente mensaje:

Fue apresado por miembros de la Policía Nacional de la ciudad de Puerto Plata el nombrado Arismendi Martínez, acusado de dar varios machetazos y puñaladas a la travesti trabajadora sexual Angelo Michell, mejor conocida como La Barby.

Recalcar que dicho suceso tuvo lugar en el sector de La Javilla del municipio cabecera de dicha provincia, todo esto a raíz de que la travesti La Barby le transmitiera el VIH-SIDA al agresor con el cual tenía una relación sentimental.

   

 

 

Autor

Redacción
Redacción

Periodismo Objetivo. info@lascalientesdelsur.net

Sin Comentarios

    Sea el primero en Comentar

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LASCALIENTESDELSUR.NET informa a sus lectores que este periódico digital publica los comentarios que hacen los mismos tal como son escritos, no los sometemos a censura previa ni corrección alguna, no permitimos palabras obscenas ni comentarios insultantes. En caso de que uno de nuestros lectores no se ajuste a estas normas, su dirección IP será bloqueado y no se le permitirá escribir de nuevo. Si atenta contra la moral de otras personas, este periódico se reserva el derecho de suministrar su correo electrónico y dirección IP a las autoridades o a quien resulte lesionado.