Oficial del CESFRONT encuentra a otro oficial con su mujer y se entraron a machetazos

16 abril, 2018 2

DAJABÓN.– Dos hombres identificados como miembros del CESFRONT protagonizaron un enfrentamiento a machetazos y palos, cuando uno sorprendió a otro dentro de su casa.

Según el corresponsal de Noticias SIN, César Montesinos, el hecho ocurrió en el sector la Fe de esta ciudad alrededor de las 1:30 de la madrugada supuestamente Gabriel Peralta Batista se encontraba dentro de la casa con una mujer identificada como Orquídea García, pareja sentimental del militar Ronny Ramón Espinal alias Chinola.

Los implicados se encuentran en el hospital Matías Ramón Mellas, donde son atendidos por diversas heridas. Los dos militares están detenidos en el Hospital, para que posteriormente la Institución tome cartas en el asunto.

Los heridos en cuanto al incidente entre los miembros del Cesfront se encuentran internos en el Hospital Ramon Matías Mellla, donde no se permite el acceso a la prensa en la habitación donde están, mientras que las autoridades militares profundizan las investigaciones en cuanto a esta situación.

Según nos informa una fuente de la zona, Gabriel Peralta Batista tenía una relación sentimental con Orquídea García antes de que ella conociera a Ronny Ramón Espinal, luego ella se casó o se juntó con Ronny, pero continuaba viendose con Gabriel, hasta que finalmente pasó lo sucedido anoche.

Autor

Redacción
Redacción

Periodismo Objetivo. info@lascalientesdelsur.net

2 Comentarios

  1. Kiko

    Que lío. No hay necesidad.

  2. La Tormentosa

    Ay Guillermo Rosario, querido, es que estamos imitando a ustedes los hombres.
    Que te parece. Ummm.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LASCALIENTESDELSUR.NET informa a sus lectores que este periódico digital publica los comentarios que hacen los mismos tal como son escritos, no los sometemos a censura previa ni corrección alguna, no permitimos palabras obscenas ni comentarios insultantes. En caso de que uno de nuestros lectores no se ajuste a estas normas, su dirección IP será bloqueado y no se le permitirá escribir de nuevo. Si atenta contra la moral de otras personas, este periódico se reserva el derecho de suministrar su correo electrónico y dirección IP a las autoridades o a quien resulte lesionado.