La Batalla de Santomé y la dominicanidad

21 Diciembre, 2016 1307 0

La Batalla de Santomé, ocurrida el 22 de diciembre del 1855, fue una jornada patriótica impregnada de coraje y valentía de los soldados dominicanos que defendieron el ideal independentista propagado por Juan Pablo Duarte y los jóvenes trinitarios.

Esta batalla fue un digno ejemplo de la gallardía de los soldados independentistas que resistieron y echaron fuera de nuestro territorio al invasor haitiano.

Al conmemorarse el 161 aniversario de esta gesta patriótica los sanjuaneros y dominicanos en general debemos revalorar la significación de esta epopeya que afianzó el proceso emancipador concretado el 27 de febrero del 1844.

El Estado Nacional creado en el l844 adolecía de una gran debilidad institucional. En término económico, se trataba de un Estado caracterizado por una fragilidad e insuficiencia de ingresos, que apenas captaba aproximadamente 1.5 millones de pesos. En el orden social y político, las divergencias entre el liderazgo nacional eran pronunciadas. La lucha por el poder no cesaba entre los caudillos de la Primera República, y los yerros gubernamentales eran notorios. El Presidente Pedro Santana había auspiciado un infeliz Tratado de Amistad, Comercio y Navegación con los Estados Unidos, una polémica decisión que implicaría cederle en arrendamiento a esa nación la Bahía de Samaná. Internamente esa decisión generó escozor, lo mismo que en el plano internacional con las naciones amigas, que no ocultaron su enojo por tan parcializada medida. La economía de la época era marcadamente agrícola, donde el Hato Ganadero se constituía en la unidad económica fundamental.

A pesar de todos estos inconvenientes el espíritu libertario del pueblo dominicano no se había amilanado. La apuesta por la libertad estaba firme y vigorosa, no obstante las adversidades socioeconómicas.

El enemigo estaba al asecho. Haití no había renunciado a que la Isla fuera una e indivisible, gobernada exclusivamente por ellos. Los líderes haitianos pretendían nuestras fértiles tierras, nuestras riquezas minerales y la privilegiada ubicación geográfica de nuestro territorio y reapoderarse de nuestro territorio.

Los haitianos querían borrar nuestra independencia. Al efecto, iniciaron una campaña militar por diferentes frentes para intentar adueñarse de nuestro territorio, por eso el 8 de diciembre del l855 una ofensiva por el sur profundo, al mando del General Garat que tenía como objetivo la Villa de Neiba; otra ofensiva por la región sur-central, usando como sendero la ruta Cachimán-Comendador-las Matas de Farfán, la cual venía bajo el mando del general AntonioPierre, cuyo objetivo era la ciudad de San Juan de la Maguana y una columna que intentaría tomar la zona norte, tomando como ruta Dajabón, y cuyo objetivo era la ciudad de Santiago.

La columna central era la más fuerte y numerosa. Esa fue la que se batió en Santomé el 22 de diciembre del 1855 con las tropas del General Cabral, resultando victorioso.

Cabral logró la victoria teniendo un ejército numéricamente inferior, de apenas tres mil soldados, frente a doce mil haitianos.
Fue en la Sabana de Santomé, en San Juan de la Maguana, donde nuestros soldados, guiados por el general José María Cabral y Luna impidieron la avanzada de los invasores haitianos, quienes pretendían abortar la naciente República.

En fin, el triunfo logrado en la Batalla de Santomé tuvo una gran trascendencia política e histórica, porque contribuyó a sellar la Independencia Nacional.

Autor

Ruben Moreta
Ruben Moreta

Periodista y Profesor UASD.

Sin Comentarios

    Sea el primero en Comentar